29 mar. 2009

Pasa el tiempo y llueve


El mes de marzo esta a punto de finalizar y ha sido en mes de muchas celebraciones asi que he andado algo ocupada y no he dedicado al blog tanto tiempo como deberia. Además mi pequeñajo ocupa todo el tiempo libre que me deja el trabajo. Ese trabajo que antes era tan importante para mi y que ahora solo hace que estorbarme, ya que requiere unas energias y dedicación que en estos momentos solo quiero dedicar a Ashenafi. Y es que mi niño cielo a cada segundo hace una cosa nueva y sorprendente, por lo menos para su madre, y no quiero perderme nada de el. Asi que hay ando haciendo marabarismo para ser una super mama y super mujer trabajadora, y claro ninguna de las dos cosas las hago muy bien y ya a lo que no llego es a ser una super ama de casa. Por tanto lo más super es que me siento super culpable por no ser capaz de compaginar de forma adeucada todas las facetas de mi vida, voluntariamente elegidas, y si no fuera suficiente mi marido y yo hemos decidido aumentar la familia y estamos esperando a Semay, nuestro deseadisimo y queridisimo segundo hijo/a.

Y yo me pregunto ¿esto no era solo cuestión de organizarse? o ¿es que yo no soy multitarea? como casi todas las mujeres y algun hombre que conozco o simplemente soy demasiado complicada y neurotica para poder comprender que esta nueva etapa de mi vida es asi y tengo que aprender a disfrutarla plenamente.

Y encima va y el tiempo empeora y llueve a mares por lo menos aqui en Toledo y la super mama no sabe que hacer, ya que a Ashenafi las tardes se le hacen eternas sin poder salir al jardin, ni al parque, ni a la calle y como parece que va seguir asi unos cuantos días, acepto sugerencias de otras supermamas para pasar la tarde en casa con un niño de 17 meses que no para quieto ni un segundo.

22 mar. 2009

Seguimos celebrando

Desde el pasado 14 de marzo hemos seguido celebrando los distintos acontecimientos que supusieron el encuentro con nuestro cielo hijo, alguien dijo en un blog y es verdad que la vía de la adopción para formar a una familia da lugar a tener muchas celebraciones diferentes. Nosotros pasamos un día extraordinario el pasado 14 de marzo todas las familias que viajamos juntas a por nuestros hijos, pero es que el 19 de marzo celebramos nuestro regreso a España. Para nosotros esta fecha es también muy especial, ya que ademas de coincidir con el día del padre, fue en este día que conoció a sus abuelos, tíos y primos. Pero de este día yo siempre recordare dos momentos, el primero cuando nuestro vuelo de KLM aterrizo en Barajas a eso de las 11,00 de la mañana. Cuando tomamos tierra mi marido sostenía en brazos a nuestro pequeño Ashenafi y cuando le mire vi que las lagrimas inundaban su cara, yo me asuste y le pregunte si pasaba algo y simplemente me dijo: "Ya estamos en casa, todos juntos, ya estamos en España" y entonces yo también comencé a llorar. En eses momento volví a ser consciente del miedo que se pasa en este proceso pensando que en cualquier momento puede surgir cualquier problema y el llegar a tu país, a tu hogar te hace sentir que todo esta bien que por fin has terminado un largo camino y empieza otro tramo distinto de nuestra vida. El segundo momento fue cuando pude mirar como mi hijo dormía en su cunita en la habitación que con tanto amor habíamos preparado para el en nuestra casa, en ese momento me sentí la persona mas feliz del universo. Esta sensación se ha repetido posteriormente muchas veces siempre cuando observo a mi hijo, pero en aquel momento fui plenamente consciente de toda la felicidad y alegría que mi hijo niño ha traído a nuestras vidas.
Y en recuerdo de estos bellos momentos seguimos celebrando y a la vez esperando que pronto estés con nosotros Semay.

13 mar. 2009

Hace un año...


...Era nuestra primera mañana en Addis habíamos aterrizado la noche anterior después de volar durante todo el día, habíamos conseguido dormir pero al levantarnos nos encontramos nerviosos y emocionados solo minutos nos separaban de conocer a nuestro hijo. No conseguimos desayunar y esperamos nerviosos a la representante de la ECAI que nos llevaría a la Casa Cuna. Junto a nosotros esperaban 7 familias que nos acompañaban en este emocionante viaje, el recorrido hasta la casa cuna fue a pie, recorriendo las pocas calles que nos separaban de nuestro hijo. Fueron nuestras primeras impresiones de Addis pero lo único que recuerdo es que me pareció un trayecto larguísimo. Al llegar entramos por una puerta de garaje al recinto de la casa, en su pequeño jardín nuestro corazón estaba super-acelerado viendo la puerta de entrada y ahí nos dicen que tenemos que rellenar unos papeles. Yo fui incapaz de hacerle caso a nuestra representante y deje que mi marido intentara rellenar el dichoso papel. Oíamos perfectamente voces dentro y entonces empezaron a llamarnos a cada familia para que pasáramos de una en una, no se creo que fuimos los terceros en entrar, pero desde que entro la primera familia cuyo llanto y gritos de alegría oíamos desde fuera, yo ya comencé a llorar la emoción me podía. Que situación más extraña nunca pensé que seria a si como conocería a mi hijo. Nos llamaron atravesamos la puerta y allí mismo en brazos de su cuidadora estaba mi pequeñísimo Ashenafi, le cogimos y lo único que queríamos evitar era que la primera vez que nos viera estuviéramos llorando a raudales, allí pensé que lo habiamos logrado que viera una sonrisa de felicidad en sus padres. Cuando llegamos a España y repasamos las fotos de ese momento vemos que las lagrimas allí estaban. Rápido pasamos a otra sala para darle el biberón a nuestro hijo allí estaban las otras familias con sus hijos e hijas que habían entrado antes y allí nos fuimos juntando todos, compartiendo lagrimas y sonrisas comparando la realidad de como eran nuestros bebes con nuestras manoseadas fotos que ademas todos habíamos compartidos. Desde ese momento sabemos que algo especial y distinto a lo habitual nos une. Por ello mañana que hace un año que nosotros formamos una familia completa y feliz celebramos todos juntos este primer aniversario y nos hace tanta ilusión que llevamos más de un mes preparando este acontecimiento. Siempre doy las gracias por haber conocidos a los papas y mamas de Tariku, Adrian Sebeke, Abram, Maria Meskeret, Alicia Bereket, Ana Dessalem, Darayet, Henok y Chernet y a estos preciosos niños y niñas cielo.

2 mar. 2009

17 meses









Ashenafi con 12 meses



Ashenafi con 10 meses


Ashenafi con 5 meses

Mi hijo cielo el próximo día 4 de marzo cumple 17 meses y ha cambiado tanto desde que el pasado 14 de marzo le cogimos en brazos por primera vez que quería compartir con todos esa evolución.

A que casi no parece el mismo, ahora con esos ricitos rebeldes comparado con el look Denzel Whasington de sus cinco meses con pelo liso y su peso pluma.

Que rápido ha pasado casi un año, que felices nos hace verle crecer.

He vuelto a cagarla con el imagechef asi que pongo las fotos sueltas que lo domino más

1 mar. 2009

Reservarse

Mientras esperábamos a nuestro primer hijo nosotros fuimos muy reservados, es decir, muy poquita gente compartió con nosotros nuestro camino. Al inicio solo nos siguieron nuestros amigos más íntimos que se pueden contar con los dedos de una mano y mi madre y hermana, cuando conseguimos el CI, teníamos claro el país elegido y firmamos con la ECAI se incorporaron los otros familiares más directos. Pero nadie más conocía de nuestro peregrinar queríamos evitar comentarios que nos agobiaran aun más en la espera. Ademas mi futuro hijo/a era algo que estaba presente pero que no presidía nuestro día a día, tuvimos la fuerza suficiente para mantener un cierto alejamiento emocional que nos ayudo mucho.

Cuando llego la preasignación a principios de enero de 2008 y vimos su carita y su nombre yo me lance en una espiral de compras que duro un solo día le compre ropa que no me sirvió hasta un año después. Pero mi marido no me dejo lanzarme más a fondo me recordó lo que yo siempre le venia recordando no es nuestro hijo hasta que se celebre el juicio. Por ello nosotros no preparamos nada hasta que el juicio se celebro, aunque si miramos todo desde la decoración a hacer una lista de posibles cosas que necesitábamos y que nos podían regalar, miramos papeleo ( Seguridad Social, Extranjeria, etc..).Sabíamos que al menos tendríamos 15 días entre la celebración del jucio y el viaje a por nuestro pequeño y pensamos como así fue que nos daría tiempo a preparar todo.

En este tiempo si mostramos orgullosos la foto de nuestro hijo a la gente que nos lo solicitaba ya que al final la noticia corrió como la pólvora y esos apenas dos meses se nos hicieron los más largos y dolorosos. Sobre todo pq la gente no entiende, no sabe pq no vas a a por tu hijo, como si tu pudieras elegir, no entiende que le digas si todo va bien en marzo, ¿es que algo puede ir mal?...Asi que pasamos mucho miedo, ahora reconozco que ese era el sentimiento que nos dominaba, teníamos miedo a que algo pasara y tener que reconstruir nuestro corazón roto en mil .

Por eso nuestro hijo tenia el nombre que le puso su madre en Etiopía, por eso mirar su foto que presidía mi salón y mi despacho me producía cierta tristeza, ya que el miedo me hacia no entregarme a fondo, no dar todo de mi, reservarme un espacio en mi mente por si acaso. Creo que muchas personas pudieron pensar que fría era, ya que al hablar de el lo hacia con cierta distancia emocional.

Pero también habíamos tenido miedo antes y si no conseguimos en CI y si en ningún país cumplimos los requisitos y si los requisitos cambian... cuanto miedo en todo este proceso.

Hasta que un 25 de febrero, sonó mi móvil eran las 9,30 de la mañana habíamos conseguido dormir la noche anterior y nos habíamos preparado para que la llamada nunca fuera antes de la tarde y por ello cuando oí la voz de Ana de la ECAI diciendo: "Felicidades mama" solo pude acertar a decir: "¿Ya?" y me explico que si que todos habían salido positivos y yo que ya lloraba metida en el baño del trabajo pq el móvil sonó estando en un pasillo no dije nada más colgué y llame a mi marido. Y prometo que ese día ademas de las llamadas de rigor solo me dedique a mirar a MI HIJO ASHENAFI intentado asimilar al fin que era MADRE.

Las malas noticias para una familia conocida por todos me ha hecho recordar esos momentos pasados hace ya un año, ni si quiera me he atrevido a hacer un comentario en el blog o ha escribirle un e-mail ya que no se que decir, no puedo ni imaginarme lo que supone una perdida de este calibre y solo me cabe alegrarme pq parece que se van recuperando.

Por todo ello Semay hoy recuerdo lo que es tener miedo y pienso que debo reservarme un poquito, pero poquito ya que en esta segunda maternidad me prometí a mi misma no tener tanto miedo, aunque va a ser dificil.