21 ago. 2010

Seguimos dando pasos


Seguimos dando pasos, despacito, a veces incluso da la sensacion de que no nos hemos movido pero si vemos el marcador nos damos cuenta de que el tiempo pasa vamos hacer dos años y algunos de nuestros pies han crecido inmensamente y ya pueden correr, saltar, chutar la pelota...y empezar a volar solo: el miembro más pequeño de nuestra familia va empezar el cole de los niños grandes.

Esto junto con la espera me hace estar algo melancólica, mi bebe ya no esta, ha desaparecido engullido por un precioso niño que quiere hacerlo todo el solo, eso si cuando el quiere y como el quiere, así que nos tiene un poco desesperados y desubicados no sabiendo muy bien como actuar en esta lucha que convierte cualquier tarea cotidiana en una batalla campal. Esta empieza con la negociación, sigue con poner limites intentando dar la orden con firmeza y termina con el niño gritando o llorando y sus padres obligandole a hacerlo.

Es agotador ya sabia yo que esto de educar tenia su aquel, pero es que me falta poco en algunos momentos para "poner los pies en polvorosa" como diría mi madre, y esta vez dirigir mis pasos fuera de mi precioso hogar hacia pongamos... un balneario en que completamente en soledad me den un masaje relajante.

Como soy una madre ¿responsable? no lo hago y dedico mi poco tiempo libre a curiosear por la red, me alegra leer las buenas noticias, y la verdad es que no escribo ya que me parece que no hay nada que contar solo que:

SEGUIMOS DANDO PASOS HACIA TI SEMAY


4 comentarios:

Uge dijo...

Un saludo familia y paciencia con el meteorito que teneis con vosotros.
Besos
Uge

Kinshasa dijo...

Que de tiempo!!!Bueno ahora es la época de ser un terremoto! Y si que da penita cuando ves que tu bebe ya no es un bebe si no un hombrecito!!

Besotes

Teresa

San dijo...

Ya se sabe una buena dosis de paciencia, firmeza cariñosa y amor, todo esto en coctel y un buen "masaje", que si , te lo mereces y dedicate un tiempecito.
Saludos Sandra.

Laura dijo...

Yo siempre he preferido a los niños que traen de cabeza a sus padres que a aquellos que "no tienen sangre". Dan más trabajo, sí, pero también "dan juego". Ten en cuenta que si ahora, que está en la edad de hacer todo eso, no lo hiciera, te preocuparías también. Disfruta de cada momento y muchas dosis de paciencia y firmeza. y sobre todo, no dejes de buscar huequitos para dedicárrtelos a ti, aunque sea 5 minutos al día.
Un beso y ánimo!